Seleccionar página

Rodeado de mitos y leyendas, el Baba Ganoush es una suculenta y aterciopelada crema de berenjena ahumada originaria del Líbano, el acompañante perfecto para untar el pan pita; también se suele acompañar con crudités, como bastoncitos de zanahoria cruda.

Etimológicamente hablando, su nombre viene del árabe “baba ghannuj“, que significa “papá Ghannouj“, el apodo que se le suele dar a un padre cariñoso. Una de las historias que han nacido de este platillo dice que éste simboliza el amor que une a una hija con su padre. La leyenda cuenta que la creadora de la receta fue una muchacha que, para asistir a su anciano padre que apenas podía masticar, le preparó una primera versión de este puré de berenjenas para hacerle más fácil su momento de comer.

Otra leyenda sostiene que uno de los discípulos del sumo sacerdote persa Baba Ghojnaj, que habría vivido durante el siglo I de nuestra era, sirvió a su maestro una sabrosa comida a base de berenjenas. El sacerdote, complacido, quedó tan satisfecho que hasta la distribuyó entre los aldeanos y así se hizo popular.

Esta crema de berenjena árabe se caracteriza por ser una crema dulzona, seductora y muy adictiva; una vez que comienzas a comerla, difícilmente quieres dejar de hacerlo. Con base en ello, existe un mito que dice que las mujeres que la degustan adquieren esas cualidades de dulzura y seducción.

Sea verdad o no, lo cierto es que el Baba Ganoush es una delicia que no puedes dejar de probar en Zaytun; cuando es temporada se sirve con granos de granada, ¡simplemente irresistible!